Slide 1Slide 2Slide 3

Academia de conducción y tránsito.
Especializados en la enseñanza de la conducción de automóviles desde hace más de 40 años.

TODOS Y CADA UNO PODEMOS HACER ALGO

Alguna vez alguien dijo que una manera de ver si un fenómeno nos afecta a todos, no es pensar si lo vivimos en persona; sino si conocemos a alguien que le haya pasado.
Con los siniestros viales sucede algo parecido. Es muy probable que si preguntáramos de manera individual, todos los que conducen afirmarían que lo hacen correctamente. Pero entonces, ¿cómo suceden los choques?
Lo que pasa en las vías que transitamos no nos afecta sólo a nosotros. Nuestro modo de conducir puede generar eventos tan inesperados como desastrosos si no lo hacemos desde el respeto a los otros que se da cuando respetamos las leyes de tránsito.
En Argentina cada año mueren alrededor de 7 mil personas de manera directa en siniestros viales. Esta cifra no contempla a aquellas personas que fallecen después del llamado “accidente”, lo que la acrecentaría. Tampoco a quienes quedan con lesiones gravísimas o irrecuperables.
El 86% de los accidentes ocurre por error humano. Entre las causas podemos mencionar en orden decreciente: el exceso de velocidad, la conducción con ingesta de alcohol, el sobrepaso incorrecto, el uso del celular y por último el cansancio. Dentro de estas conductas del usuario, podemos diferenciar entre aquellas generadas por un error de cálculo y aquellas que son resultado de un accionar negligente y temerario.
La esperanza de la educación vial está puesta en que los humanos somos seres pensantes y capaces de decidir, que tenemos capacidad de entender las reglas de tránsito, que están creadas en base al concepto de prioridad como eje central.

LEE OTRAS NOTAS
HACIENDO CLICK EN
LOS TITULARES: